miércoles, 22 de febrero de 2012

Cuando se pierde la razón

Hablando en silencio
Por: Doris Rodriguez




Cuando se pierde la capacidad de la mente humana para establecer relaciones entre ideas o conceptos y obtener conclusiones o formar juicios, cuando la facultad para pensar, reflexionar e inferir se detiene en el tiempo, entonces decimos que se ha perdido la razón.
  Cuando la razón deja de existir, no cicatrizan las heridas, se anestesia la vida, se vive en la respiración, se siente caminar en el vacío, sin rumbo, con un trayecto sin fin, con la canasta  vacía viajando por las noches y los días como un carretón que no para, que sigue sin descansar hasta que se gasta de tanto hilar.
    Se pierde el camino  , los días no tienen nombre, ni color, no hay fecha en el calendario, la vida no tiene años, las estaciones pierden las temperaturas, se mira el horizonte sin alcanzar, tratando de agarrar el aire sin palabras para pronunciar, se pierden las fuerzas, se asumen las rabias, se olvidan los hechos, no se construye nada, hay hoyos en las estancias, espinas en el camino, desaciertos al palpar, gritos sin lagrimas para llorar, ideas vagas que no se quieren juntar, dolor que solo se siente al mirar ,risas que no paran, pero nada pueden alegrar.
  Cuando se pierde la razón se deshabita el corazón, se cierran las puertas a los abrazos y la ternura se busca desolada en cada rincón, se borra el pasado sin encontrar el presente para llegar al futuro .Se pierden los sueños acumulados en el tiempo, las flores pierden la fragancia, los colores del arcoíris se visten de negro.
    La existencia se vuelve preguntas vanas que nadie quiere contestar, porque no hay respuestas que puedan llegar, ni frases, ni teorías ,todo se vuelve filosofía sin aplicar como en mercado barato todo tiene precio pero nadie quiere aquilatar, menos obsequiar.
     Cuando se pierde la razón, sólo queda el lenguaje de hablar sin parar; a veces hasta el idioma se suele cambiar sin saber dónde van las palabras sin pensamientos a parar, ni oído que la puedan escuchar, quizás al cielo llegan a resonar y solo Dios será siempre capaz de escuchar .
   Cuando se pierde la razón, no se puede ver la silueta de la verdad, solo la sombra que deja el sol al caminar y como fantasma acompaña el cuerpo sin. pañal, sin darse cuenta que todo quedo atrás, sin esperanzas de volver a empezar, se consumen los cuerpos junto a los sueños frente a un altar esperando que se lleve el silencio el espíritu a descansar… Él  haga en nosotros su voluntad.
Dedicado aquellos seres humanos que perdieron la memoria y que nunca volvieron a caminar por la realidad.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esperando que todo termine pronto para no enloquecer mas.................

Anónimo dijo...

ya nada importa, ya nada esperas, se acaba el valor y el alma queda frágil arriesgando todo tu ser a que acaben con el......