lunes, 18 de septiembre de 2017

En el Tren


En el Tren

Como de costumbre el tren hacia su recorrido, pero esta vez fue testigo de una historia cargada de una gran emoción.

En él viajaba un joven que tenía su rostro entre las manos. Cuando se dejaba ver, se percibían las huellas de tristeza, dolor y preocupación.

Un señor mayor que estaba sentado frente a él, le pregunto cuál era el motivo de su turbación. El joven comenzó a relatarle su historia: – "En mi adolescencia, no repare en los consejos de mi madre y en una de mis andanzas, maté a una persona. Fui juzgado y condenado a diez años de prisión, cumplí la sentencia en una cárcel lejos de mi casa. Nadie me visito, ni me escribió durante ese tiempo y todas las cartas que envié no tuvieron respuestas.

Unos meses atrás, cuando supe que me iban a liberar le escribí a mi madre una carta pidiéndole perdón por no haber tenido en cuenta sus consejos, y le comuniqué que en pocos meses saldría en libertad, que deseaba regresar a casa, además quería saber si ella me perdonaría.
Continuó diciendo: - No sé si me estarás esperando, pero si lo vas hacer te pido que me des una señal. ¿Te acuerdas del naranjo que está en la estación de trenes? Si me has perdonado y aceptas que regrese a casa, pon una cinta amarilla en ese árbol, cuando esté llegando, si la veo, me bajaré, de lo contrario seguiré de largo.

Mientras tanto el tren se acercaba a la estación en la que debería bajar. El joven con mucho temor le pidió a su compañero de viaje, que mirara por él, mientras se tapaba su rostro.
El tren comenzó a disminuir su marcha, cuando de repente, el señor que estaba mirando por la ventanilla, gritó lleno de alegría: – ¡Mira, mira…! Alzando los ojos surcados por las lágrimas, el joven no podía creer lo que estaba viendo, contempló el espectáculo más hermoso que podían ver sus ojos. El naranjo no tenía una cinta amarilla, tenía cientos y no solo eso, todos los árboles del pueblo estaban colmados de cintas amarillas. No solo su madre, sino sus amigos y conocidos le querían demostrar que lo habían perdonado. Cientos de personas le dieron una cariñosa bienvenida.

Quiero que sepas que hay una persona llamada Jesús, que como la madre y los amigos del joven de la historia, puede perdonarte hasta el acto más aberrante que hayas cometido. Muchas veces escuchamos decir a las personas, «No tiene perdón de Dios» Sí… claro que lo tiene. Hasta el personaje más siniestro que el mundo haya conocido puede alcanzar el perdón de Dios. ¡Quita esta mentira de tu mente, solo debes arrepentirte y recibirás Su misericordia!

Te parecerá extraño, pero así es el Señor. ¿Sabes por qué? Porque Él es amor, y nos ama a pesar de lo miserable que podemos ser. Su misericordia… es infinita…

«El joven de la historia tenía miedo de no ser perdonado, por eso pidió una señal. Cuando pidas perdón a Dios, jamás tengas temor, antes de que tú se lo pidas, todos los árboles del cielo, ya están repletos de cintas amarillas»


viernes, 6 de enero de 2017

Nuevo año, actitud diferente.



Iniciamos un nuevo año, es tiempo de asumir una vida diferente, donde lo primero sea, el amor y la fe en Dios,  practicar los valores y principios, cumplir con las reglas que nos establece la sociedad, evitando cometer errores que nos conduzcan a innumerables fracasos del que no podamos salir, esos que nos están llevando por un mundo lleno de odio, violencia, muerte, desigualdad y desintegración familiar.
   
Necesitamos reordenar nuestras vidas, mejorar como persona, si queremos un verdadero cambio en la sociedad, actuemos de manera diferente, con responsabilidad, humanismo, respeto, consideración,  con compasión y empatía; dejemos de ser maquinas que produce,  produce y no conduce. Nos quejamos porque andamos mal, porque todos hacemos lo que queremos  sin importar las consecuencias de  de nuestras acciones. 
   
El mundo no se arregla  implementado nuevas leyes, se cambia cumpliendo las que ya tenemos, ¿cómo lo hacemos? Muy fácil haciendo cada quien lo que le corresponde, no dejárselo a nadie, cambiemos de actitud. El mundo cambia para mejor, si tú cambias lo negativo por lo positivo.
   
No desarmonicemos el plan divino de Dios, aprendamos a conocer sus señales, no abandonemos la verdad por la comodidad, y como les digo a mis muchos/as, “no le demos tanto gusto al cuerpo”, la mente es poderosa y con ella en su buen y adecuado uso podemos lograr todo lo que alguna vez soñamos. Que nuestra inspiración sea duradera, que la esperanza nunca muera, no te desespere por esperar, el tiempo es perfecto en su estado natural.
   
Debemos en este nuevo año estar claro de nuestros propósitos pero además, conocer cuáles son nuestros límites, todo tiene su tiempo  y es que a veces nos angustiamos, porque queremos alcanzar algunos proyectos antes de tiempo.
   
En este nuevo año necesitamos corazones mansos, donde la serenidad, la sapiencia, la humildad sean el escudo para enfrentar la avaricia, la envidia, el desenfreno, la soberbia, y el rencor, tenemos un buen  mundo con malos habitantes, CAMBIEMOS! Necesitamos  personas  de mente positiva, y  vida  con alma activa.
   
Es tiempo de limpiar los rincones del alma, curar las heridas, sanar las llagas de pasadas miserias en años transcurrido…Es el tiempo de caminar con pasos limpios, transparentes.