martes, 30 de junio de 2015

CARTA PARA PADRES Y MAESTROS





Enséñame cómo aprender y no qué aprender; enséñame a pensar y no tan sólo qué debo pensar. Así desarrollaré mi inteligencia y no simplemente mi memoria.
No me regañes delante de mis compañeros. Me haces sentir humillado y temeroso de ser rechazado por ellos. Aceptaré mejor tus correcciones, si me las haces calmadamente y en privado.
Señáme mis cualidades y reconoce mis habilidades. La confianza que así desarrollo en mis capacidades me anima a esforzarme y me hace sentir valioso y adecuado.
No me insultes con palabras, ni con gestos despectivos. Me haces sentir menospreciado y sin ánimo para corregir mis faltas o debilidades. Ten en cuenta mi esfuerzo y mi progreso, no sólo el resultado final. A veces con poco esfuerzo logro mucho..., pero es más meritorio cuando pongo todo mi empeño, así logre poco.
No me examines procurando rajarme, ni te ufanes de haberlo logrado. Mis notas deben reflejar mi desempeño y no lo harán si las utilizas para desquitarte. Anota lo que hago bien y no sólo lo que está mal. Cuando subrayas mis éxitos y no mis fracasos, me siento motivado a seguir mejorando. Cuando me corrijas o me disciplines, hazlo sin maltratarme física o emocionalmente. Si atacas mi persona o mi personalidad, deterioras mi autoestima y no mejoras mi disciplina. Confía en mí y demuéstrame tu confianza.
Cuando me repites la misma cosa una y otra vez, me doy cuenta de tu desconfianza y esto me precipita a fracasar. Trátame con cariño, cortesía y respeto. En esta forma te admiraré y, por lo tanto, desarrollaré un profundo respeto por ti.
No me amenaces, pero si lo haces, cúmplelo. Si no cumples lo prometido, aprenderé que, haga lo que haga, siempre puedo salir eximido. No me ruegues ni me implores que me porte bien. Te obedeceré cuando me lo exijas con firmeza y sin hostilidad.
Procura hacer clases amenas e interesantes, en las que yo pueda participar. Me aburro cuando todo es rutina, sólo tú hablas y yo nada puedo aportar. Cuando te haga preguntas, no me digas "eso ya lo expliqué". A veces tus explicaciones no son claras o suficientes para mí: si pregunto es porque quiero entender y aprender.
No tengas preferencias. Cuando alabas a unos e ignoras a otros, deterioras nuestras relaciones y haces de mis compañeros mis enemigos. Cuando me críticas para corregirme, me defiendo y no acepto mis defectos. Sólo si acepto mis fallas, podré tratar de corregirlas. Ten en cuenta que aprendo más de quien aprecio que de quien me desprecia.
No aceptes mis excusas ni mis ruegos por el incumplimiento en mis tareas. Cuando debo asumir las consecuencias de mis faltas, aprendo a responsabilizarme por mis deberes.
Escucha lo que te digo con atención e interés. Si me ignoras o me callas cuando trato de expresarme, entiendo que mis ideas son tontas y que, por lo tanto, mi inteligencia es corta.
No me compares con mis compañeros, ni con mis hermanos en años anteriores. Recuerda que no soy ni puedo ser igual a nadie y que, aunque no tengo las mismas, también poseo grandes cualidades. Trata de conocerme y de apreciarme como persona. Conociendo mis habilidades particulares podrás ofrecerme oportunidades para triunfar. Al sentirme capaz e importante para ti, crecerá el concepto que me forme sobre mí.
Ayúdame a desarrollar mis cualidades y no simplemente mis capacidades. Ten en cuenta que... antes que un buen estudiante, debo ser un buen ser humano.
Anónimo



martes, 23 de junio de 2015

Los dias de la semana agendado con Dios

Mi agenda con Dios






Una agenda está diseñada para ayudarte a mantener un  de registro los momentos importantes, fechas y eventos. La función principal de las agendas es asegurarse de que no olvides las reuniones y eventos importantes. Mantener tus citas demuestra que eres una persona responsable y puede impedir que decepciones a la gente. Llegar a tiempo ayuda a llevar tus negocios y tu vida personal sin problemas, Pero en algún momento has tomado tiempo para poner en tu agenda diaria involucrar a Dios en tus prioridades del día, aquí te dejo una agenda daría con Dios para que no te olvides que él es el primero en tu vida.
Lunes: Día de lavado, señor ayúdame a lavar todo mi egoísmo y vanidad para que te pueda servir con perfecta humildad durante la semana que comienza.
Martes: Día de planchado, señor ayúdame aplanchar todas las arrugas del prejuicio que he recorrido durante los años para poder ver la belleza de los demás.
Miércoles: Día de remiendo, señor ayúdame a remendar mi modo de ser para que no sea un mal ejemplo para los demás
Jueves: Día de limpieza, señor ayúdame a sacudir el sin número de fallas que he estado escondiendo en lo mas recónditos rincones mi corazón  
Viernes: Día de compras, Oh Dios! dame la gracia de comprar sabiamente la felicidad eterna para mí y todos aquellos que tenga necesidad de amor
Sábado: Día de guisado, ayúdame señor a cocinar una gran  olla de amor fraternal para servirla con el dulce pan de la bondad humana
Domingo: El día del señor ,Oh Dios! he preparado mi casa para ti por favor entra a mi corazón como m i invitado muy bien amado para que yo pueda pasar el día y el resto de mi vida en tu divina presencia.