viernes, 30 de septiembre de 2016

Aprender aceptar las críticas sin que nos duela



Hablando en silencio
Por: Doris Rodríguez 


Decía  el autor de   El Poder del Pensamiento Positivo” Norman Vincent Peale  “El problema con la mayoría de nosotros es que preferimos ser arruinados por los elogios que salvados por las críticas.”

    Aunque es  una de las herramientas más valiosas para mejorar en cualquier aspecto de la vida, al mismo tiempo es difícil de procesar con el mejor ánimo. En la vida no importa  lo que hagas, tanto si haces bien como que no, siempre hay alguien dispuesto a criticar lo que tú haces. Ya sea por tu relación afectiva que tenga con una persona, por el proyecto que estés emprendiendo, por tu forma de vestir, por lo que dices, entre otras tantas.
   La cuestión es que siempre hay alguien dispuesto a criticar lo  que hagas, aunque no  haya jamás   tenido la intención de ver lo que haces.   Son muchas las veces que nos tenemos que enfrentar a críticas, y también son otras tantas las que realizamos.
Cuando recibimos una crítica podemos notar que no siempre tiene la misma intención, y que la reacción que nos provoca dicha crítica nunca será igual porque todo dependerá de quien venga.
    La verdad es, que en cada área de actividad humana hay muy pocos críticos de calidad, porque la mayoría de las personas dan su opinión convencidas de que saben más pero sin tener la preparación ni el talento suficiente para generar una visión integral de lo que analizan. Un gran crítico, siempre sabe motivar a los individuos que analiza para que sean mejores en la actividad que realizan, y no busca colocarse él mismo en una posición de superioridad señalando los errores del criticado. En cambio, un crítico de capacidades pobres actuará a menudo guiado por la envidia, descalificando el talento de las personas, intentando orillarlas a abandonar la actividad que realizan en lugar de volverse mejores para ella.
    Ahora bien, es importante  no  confundir la autoestima con el autoengaño. Una cosa es estar seguro de tus cualidades, pero si te niegas a aceptar las sugerencias de un crítico reconocido y experto en el área que te interesa, sólo estarás formando bases para quedar atascado en tu actual nivel de habilidad, que probablemente sea mediocre.
    Las personas talentosas pueden ser muy susceptibles a las críticas en una actividad para la que saben que son buenos. Pero recuerda que a veces una persona con la mitad de tu talento, pero con el doble de práctica y abierto a las sugerencias de expertos, puede superarte aunque en condiciones normales.
   Es necesario  que aprenda  que, la crítica es para ayudarte a mejorar a largo plazo, no para hacerte corregir tus puntos débiles de la noche a la mañana. Que es natural sentirse abrumado si consideras que son demasiadas las cosas que tienes que mejorar. Pero recuerda que un paso a la vez hace maravillas, y avanzando a tu ritmo descubrirás que algunas cosas no son tan importantes como el crítico te hizo creer.
   Es aconsejable  no dar respuestas en el instante mismo de recibir la crítica, si te sientes molesto por alguna parte de ella; una reacción violenta o grosera hacia el crítico puede dar una imagen completamente negativa de ti y de tu capacidad para manejar limitaciones, aun cuando después quieras tomar los aspectos positivos de la crítica. En lugar de percibir la  crítica como un ataque, considera un privilegio que alguien se haya tomado el tiempo de interesarse en lo que haces y como lo haces  y te recomienda   como guiarte.
Recibe la crítica como el mejor  halago,  te hará crecer como persona y profesional.
Para nosotros es importante recibir sus críticas, nos las pueden hacer llegar a estampas16@hotmail.com



jueves, 15 de septiembre de 2016

¿Que coleccionas Tú?



Hablando en silencio
Por: Doris Rodríguez 




La riqueza es como el agua salada; cuanto más se bebe más sed da. – Schopenhauer.

    Si nos pasamos la vida luchando para conseguir bienes materiales, “riquezas”, viviendo en un constante  afán por guardar, obtener y comprar, entonces ¿por qué no tenemos el mismo empeño en coleccionar, en acumular aquellos momentos inolvidables, esos recuerdos bonitos que nos hacen volver a vivir de nuevo?
   Cuando nos vamos al baúl de los recuerdos y observamos aquellas viejas fotografías  o unos que otros videos  conectamos nuestro ayer con el hoy, pasamos balance al camino recorrido  tratando de no quedarnos en el pasado y sin apresurarnos al futuro.
   La vida es fugaz, hay que coleccionar los momentos más hermosos y hurgar  en los recónditos  recuerdos de nuestro ser, y encontrar aquellos momentos  que han Estampado el trayecto de nuestro días de manera positiva.
   Es momento de regalarnos un lápiz, para  escribir nuestros nuevos y mejores  planes. Una goma para borrar  un pasado triste y una crayola para pintar  una vida llena de amor,  voluntad, fe, empeño, disciplina, perseverancia, con pinceladas de  sencillez, humildad, solidaridad, prudencia, y mucha tolerancia para aligerar la carga y con el tiempo podamos abrirla la mochila del pasado  sin temores, donde encontremos una  colección  de hechos con colores brillantes.
   A veces  para coleccionar lo bueno,  hay que  enfrentar  las dificultades sin vacilaciones, poner  la razón por encima del corazón, la realidad por encima de la posibilidad, los  resultados por encima de las probabilidades.
 
  Hay que  decretar con fuerza y determinación  para no  decaer, porque solo el hoy es importante, el hoy será el resultado del mañana,  el ayer ya se conoce y como tal se fue, no te pertenece, y el mañana aún no llega y no debe sentarte  a esperar  lo que te traiga, busca lo que más te   convenga, rompe las barreras de la dificultades y aprende de cada minuto lo que debe escoger para ser mejor y no decaer, teniendo una vida llena de oportunidades y logros que te servirán de plataforma para seguir  coleccionando los momentos sobresalientes, eso que te sacaran una sonrisa .
   Es tiempo de enderezar, de limpiar el camino por donde cruzamos, de desprendernos de los malos momentos, de viejos y tristes recuerdos para dar paso a los que dan color y luz a la vida; date la oportunidad de disfrutar el presente sin pensar tanto en cómo será el mañana, porque el mañana nos  es más que el resultado de lo que hiciste hoy, entonces haz de ese hoy el mejor de tu día.
Llegó el momento de dividir el dolor y multiplicar las alegrías, dejemos atrás los enojos, el odio,  aunque vivamos en el infierno tratemos de hacer  de nuestra vida una  gloria.